Las amenazas de la izquierda arrecian las redes

Faltan 4 meses para que se realice el plebiscito que decidirá si los chilenos quieren o no una nueva Constitución, la nueva «demanda social» instalada por los políticos como mágica solución a los problemas frente a los que la gente levanto la voz a contar del 18 de Octubre recién pasado.

Hace algunas semanas se realizó una consulta ciudadana a nivel municipal, en el que poco más del 80% de quienes participaron expresaron que sí quieren una nueva Constitución. Los partidos y políticos de izquierda festinaron alegremente con estos resultados aun sabiendo que se trataba de un proceso completamente irregular y viciado debido principalmente a que el 90% del padrón votante lo hizo de forma electrónica sobre una base de datos inexistente para comprobar la verdadera identidad de quienes votaban y tampoco para regular que no se pudiese votar más de una vez. Si sumamos que hubo apenas dos millones de votos en total y que un gran porcentaje de ellos están viciados ya que hasta los votos presenciales fueron manipulados a vista y paciencia de los poco doctos en las artes de la digitación electrónica, es de entender la poca confianza que en la misma izquierda provoca esa muestra contra lo que probablemente pasará el 26 de Abril del 2020, fecha en que los chilenos acudirán a expresar su verdadero voto frente a este intento de instalar una Asamblea Constituyente en Chile.

Las Amenazas de la Izquierda

Desde el mismo día en que conocimos esos resultados que dan por aprobada la Nueva Constitución, a pesar del carácter no vinculante de ese proceso, diversos personajes que se sienten influencers en las redes sociales han comenzado a presionar para que esta opción se declare ganadora. De hecho algunos incluso llegan a la sublime idea de suspender el plebiscito de Abril y pasar directamente a la constitución de la Asamblea, sin tomar en cuenta lo que piensa la gente realmente.

Es un hecho, a la izquierda no le conviene el plebiscito porque saben que en cuatro meses habrá mucho mayor información acerca de lo que significa realmente la redacción de una Nueva Constitución en manos de una Asamblea Constituyente y más gravemente aún, comandada por la izquierda violentista para acomodar la Carta Magna a sus propios intereses. También se han comenzado a dar cuenta que la mayoría de la ciudadanía no está tan convencida, como ellos creyeron, de que una nueva Constitución puede solucionar los problemas que realmente tiene la sociedad.

Y era que no. Saben que son ellos mismos (los políticos) los responsables de las colusiones, la corrupción y todos los entuertos que tienen junto a algunos empresarios nacionales y extranjeros. Son ellos quienes estudian, redactan y deben vigilar el cumplimiento de las leyes, leyes que ellos mismos han acomodado para obtener ventajas que les aseguran el poder. De hecho todos los problemas que tienen estas leyes en perjuicio de los chilenos de a pie, han sido redactadas por ellos mismos en los últimos 30 años, en plena democracia. Pero ante la ignorancia de las masas, pretenden hacernos creer que somos caudillos de una Constitución, y no de las obscuras intenciones de los propios políticos.

Así, además de la izquierda violenta de las calles y de las redes sociales, se comienzan a sumar voces de las cúpulas partidistas para amenazar al país en caso de que los chilenos con más sentido común votemos por rechazar la nueva Constitución. Su miedo es que seamos más quienes tenemos dicho sentido común que los que actúan por apasionamiento o por seguir la moda de las masas.

ImagenAyer el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, declaró con total desparpajo y sin respeto alguno por los ciudadanos, que  «Si se llegara a frustrar una Nueva Constitución, evidentemente que la movilización que ha ocurrido se incrementaría y no tendríamos la paz social que todo el mundo anhela.»

Este llamado amenazante además de ser antidemocrático, demuestra la articulación que existe desde su persona y partido para mantener con vida las acciones violentas de las que somos testigos todos los días en la calle. Para que enajenados mentales sigan destruyendo las ciudades, incendiando el comercio y los medios de transporte y saqueando todo a su paso además de la creciente tendencia a atacar a las personas y sus bienes.

Y amenaza con un incremento de dicha violencia en caso de que gane la opción RECHAZO.

En un Estado de derecho un pseudo personaje público como él debería ser llamado por la Justicia a responder por estas amenazas que incitan a la población hacia la violencia y a no respetar un proceso democrático. Pero, estamos en Chile y hay que entender que aquí no nos distinguimos precisamente por hacer respetar el Estado de Derecho, sobre todo cuando del actuar de políticos se trata.

No estamos completamente seguros de cuántos votos tendrá este señor Muñoz, pues habría que preguntarle a su familia si realmente lo apoyan o ya lo tienen por interdicto.

ImagenSin embargo no es el único. El socialista y director de la Fundación CREDES, señor Marco Duque Díaz, asegura en su cuenta de twitter que si gana la opción RECHAZO, ellos incendiarán Chile de Arica a Punta Arenas, «recomendando» votar SÍ para evitar que cumpla sus amenazas contra el país.

Podríamos pensar «y quién se cree que es este campeón para venir a amenazar al país completo si no se cumplen sus deseos». Es cierto, en la práctica es sólo un monaguillo del clero de izquierda pero, no debemos equivocarnos. La izquierda siempre ha actuado lanzando a la arena a sus soldados mientras observan desde el palco los resultados e irán lanzando a los leones uno tras otro a sus ciegos seguidores sacrificándolos hasta conseguir sus objetivos.

Por eso es que día tras día aparecen diferentes trasnochados políticos aleonando a las masas para que sigan la línea trazada por los partidos del FA, del PC y del PS. Veamos otro personaje de esta «libertaria y mágica cúpula» que lucha día a día por la paz y el progreso de todos los chilenos:

ImagenEn este caso se trata de nuestra amiga Florencia Lagos Neuman, a quien la izquierda chilena desconoció cuando ella en un encendido discurso en Caracas hace unas semanas  reconoció con orgullo que el FA y el PC están articulando el estallido social para llevarnos a una Asamblea Constituyente, siguiendo paso a paso el plan del Grupo de Puebla, y que la mesa de Unidad Social se formó mucho antes para lograr este objetivo por medio de la violencia.

¿Y quién es esta tal Florencia Lagos? Miembro del PC, enviada a Cuba como agregada cultural por Bachelet, y clara activista violentista contra el Estado de Chile ante todo tipo de organismos internacionales, esos organismos empecinados en destruir nuestra democracia, y que sigue radicada en Cuba.

Y así, ella el mismo 24 de Diciembre en plena fecha de Navidad, ella amenaza con que «hasta que no haya justicia no habrá noche de paz ni de amor, que Sebastián Piñera y sus aliados paguen por sus crímenes de lesa humanidad y brutal represión ahora!»

No cederemos ante las amenazas de la izquierda

Son amenazantes, sí. Pero sabemos también que los violentistas que usan en las calles son una ínfima minoría. La imposición de la opción RECHAZO en Abril del 2020 que cada vez ven más cercana y peligrosa para sus objetivos, sería el derrumbe de todos sus planes para convertirnos en un país como Cuba, Venezuela o lo que quiso hacer Evo Morales en Bolivia. Necesitan la Asamblea Constituyente para poder tomar, controlar y eternizarse en el poder con una máscara democrática que en realidad no es pero, que ante el mundo queda como una «decisión del pueblo».

Al ganar la opción RECHAZO Chile se libra de esa fórmula marxista para controlar un país. Muchos temen que las amenazas de la izquierda se cumplan y algunos incluso considerarían votar por el SÍ no por convicción sino por miedo. Eso es precisamente lo que busca la izquierda con sus mensajes a esta altura ya no tan subliminales.

En realidad no hay que temerles. «Dejad que los perros ladren» decía Don Quijote, «es señal de que vamos bien». Saben que su plan está corriendo serios riesgos de fracasar y, que de no aprobarse su nueva Constitución y Asamblea Constituyente muchas de sus acciones quedarán desenmascaradas y a la vista del resto de los chilenos y del mundo. Por eso su desesperación.

Si se impone el rechazo a la Nueva Constitución, la democracia habrá vencido al totalitarismo y a la imposición de oxidadas y derruidas fórmulas marxistas por medio de la violencia y las amenazas.

Si se impone el rechazo, tendremos todas las herramientas democráticas y constitucionales para exigir una intervención dura contra los violentistas y quienes los incitan a la insurrección. No importa cuántos centros penitenciarios y Punta Peucos más haya que construir.

Si la izquierda queda con los crespos hechos, podremos exigir que las demandas sociales sean resueltas de inmediato por medio de modificación a las actuales leyes que permiten los abusos, revisión de contratos con operadores, la corrupción, colusiones, falsos exonerados y todos los abusos que, a fin de cuentas, provienen siempre desde la clase política y no de la actual constitución como ellos pretendes hacernos creer para desligarse de su responsabilidad.

¿O alguno de ustedes los ve preocupados por solucionar alguna demanda social?

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *